jueves, 28 de enero de 2016

Olas como vidas

Desubica tanta pérdida.

-Los recovecos
se llenan de agua.-

Unos ojos se abren mareados
y ven una vida que no reconocen.

-El agua se va.-

Hace frío hasta en la hoguera.

Se niega a vivir del calor ajeno.

Se niega a aceptar el calor propio.

-El agua vuelve a entrar.-

El cuerpo no le pertenece,
se siente un alma enjaulada,
un suspiro entre dientes.

El alma tampoco le pertenece,
es una vieja frustrada,
sin entender el vaivén.

Esto no le corresponde.
Se suponía que la sabiduría
le traería tranquilidad.

Lo que no sabía

-El agua desaparece.-

es que la tranquilidad es para el necio.

el hogar es para el necio.

la amistad es para el necio.

Lo que no sabía

es que la verdad está

guardada en la derrota.


Y la vida siempre gana.

Por mucho que rías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario