miércoles, 31 de octubre de 2018

Asertiva

Me pierdo en ti.
No es bonito, ahora tengo que encontrarme.

Mi esencia está debajo de una piedra; pequeña, escondida y callada. En quien no confío es en mí.
Este silencio es empoderante y mi luz quiere recuperar el poder. Quiero amarte desde mí misma, no desde otro prisma, ni desde ti. Y si eso implica que te alejes, eso es lo que quiero, porque deseo verdad, pido que mi dolor sea una placenta rota de realidad y pureza sangrante.

Toda tormenta calma, todo muere, la existencia es polvo. Mi ruina es mi hogar y te puedes quedar a dormir si quieres, la única norma es que sea sin miedo y sin un juez en la pupila.

Lo siento si las palabras retumban, ahora es mi deber. Esta es mi mejor forma de quererme.
He creado todo de mí, siempre fui una genia loca, orgullosa de su invento. Pero el amor -el miedo-,  lo ha difuminado todo hasta ser una mancha borrosa. Ahora me decido a redefinirla, a redefinir los términos de lo que me de la gana, a pensar lo que quiero, a ser la que quiero y a aceptar lo que siento.

No te preocupes, todo esto es culpa mía, yo decidí perderme. Sigo teniendo miedo, pero ya no tengo miedo al miedo.
Me dejo caer sobre el destino con todo mi peso, y mi postura anterior deja de existir, se extingue, la arranco aunque se lleve parte de mí. Este veneno ya no me pertenece. Este hilo ya no me pertenece, lo suelto y respiro.
No tengo más fuerza para forzar y te pienso amar así.



sábado, 6 de octubre de 2018

Atrezzo

Como si nada.
Te alejas como si el Universo fuera finito y supieras dónde vas a acabar,
como si existiera un orden.

Sin avisar.
Con todo por delante, con las almas pendientes, a un milímetro de rozarse,
simplemente te desvaneces.

No tengo un refugio para esta tormenta,
esta vez no me puedo engañar,
mis mecanismos emocionales están hondeando en una montaña,
deshilachándose y perdiendo color.

Aquí y ahora sólo quedamos la verdad y yo.
Me basta con mirarla a los ojos para saber que va a doler.

Si te vas así, entonces quiero que te vayas.
Sé que este dolor no es mío,
sino de todas las almas que me rozaron.

Esto ha tenido que ser un engaño,
no puedo explicar esa soltura con la que dejas ir el hilo.
La balanza también era de atrezzo,
yo puse mis órganos sangrantes
y ahora mismo no recuerdo qué pusiste tú.






martes, 2 de octubre de 2018

Mi primera palabra

Serpiente de ojos azules, destrozavidas.
No eres más que un río de hiel, con saliva de bilis y veneno.
No sé dónde me deja eso a mí, que crecí en ti.
Mi mayor miedo es que tú seas mi creadora. El demonio me engendró.

He roto todos los lazos, tú rompiste todos los platos y todas las sonrisas. Ahora mi vida ya no es tuya.
Tu mal sólo me da ganas de hacer el bien. Tus ganas de aplastarme me hacen grande y fuerte.
No puedes conmigo, ya no puedes romperme más. Tenías razón, has creado un monstruo, un monstruo incansable, que no se va a rendir. Transformo tu energía en la mía, y por cada año que quieras que sufra, diez que no lo pienso hacer.

Mi dolor se posa en las almas que no tienen mi determinación, que aún se guían por tus trampas y crecen bajo tu orden afilada y tu puño de acero. De ahí no tengo salida, sólo puedo esperar.

No sabes cuántas noches he soñado que dejabas de existir. Sé que te amo. Pero ahora me amo más a mí.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Ensueño

Se me había olvidado.
Llevo toda la vida soñando con otro lugar. Mirando al techo e imaginando que soy libre, que estoy lo más lejos posible de aquí. Quiero olvidar mi pasado, quiero empezar otra vez.
Pero siento que me han marcado con un hierro ardiendo, que ya no puedo volver a ser pura.

Nadie me entiende, algunos creen que sí.

Hoy vuelvo a soñar con otra oportunidad, el dolor se apodera de mí al volver a llegar a la misma conclusión: Mi mente ya es oscura. Siento como si el sufrimiento fuera sangre negra que mi corazón lleva años bombeando. Ya hay momentos que ni lo siento.
También he de reconocer que diferentes drogas han inhibido mi capacidad de sufrir como antes, mi corazón es un callo. Debajo de ese callo hay una niña gritando "por qué".



miércoles, 11 de julio de 2018

12

Durante mil años he fingido, mi personaje está triste,
pero no consigo dimitir.

Siempre que me canso vengo aquí y escribo la misma mierda con distintas palabras,
siempre dejo una bonita mancha de vómito y lágrimas,
de aire negro y vacío.

Sigo como al principio, sin libertad de movimiento, atada a esta silla y a este dolor de cabeza interminable, a estas ganas de odiarme mucho, de deshacerme de la ropa que me aprieta, del pelo que me molesta en la cara, de mi futuro que me atormenta y no me deja ser.

Pleno julio, a pleno día, a oscuras en mi habitación sin saber dónde meterme, sin saber hasta cuándo.
Que alguien me saque de aquí, que yo no puedo.

Mañana es mi cumpleaños, quizás estar sola tenga algo que ver, recuerdo cuando había amor, es tan lejano que parece una película.

Sólo me quedo yo, y siento que ahora mismo no es suficiente.

domingo, 8 de julio de 2018

Lo único que entiendo

No entiendo el mundo, cuanto más pienso, más siento que no pertenezco. Eso antes me provocaba un dolor incalculable, ahora sólo siento que es así y que no pasa nada, porque debe de haber un lugar para mí, no debo ser la única.

No entiendo la economía, no entiendo la "moral", no entiendo el mercado laboral, no entiendo la poesía, no entiendo las casas, ni el transporte público.

Entiendo la diversión, entiendo el amor, entiendo el arte.

¿Quién me entiende a mí?
¿Por qué tener dibujos en el cuerpo da mala imagen?, ¿por qué tu sexualidad da mala imagen?, ¿o tu color de piel?, ¿o tu género?.
¿Por qué capitalizamos el odio?
¿Por qué quiero ser delgada?

Voy de lado a lado de la balanza y desequilibro todo, no sé qué parte de mí escoger, y el centro es desolador. No sé si mantenerme como un bloque sólido al que el agua erosiona, o diluirme y no ser nada. Tampoco es que pueda escoger soy lo que soy, una pieza de puzzle rota. Lo único que puedo hacer es ser, ir de lado a lado de la balanza, que es lo que me fluye, y esperar a que llegue el final.

Divertirme, amar y consumir arte.

martes, 26 de junio de 2018

Me cago en mi vida

Quiero masturbarme sin pensar en ti, lo tengo claro, hay más opciones en mi mente. En este punto tengo claro que nunca vas a estar entre mis piernas, es un hecho y una decisión, por lo que tampoco quiero que vivas ni un día más en mi fantasía.

Estoy divirtiéndome con otras personas, invento, creo, imagino. Apareces. Siempre acabas apareciendo, nadie te ha invitado a la fiesta, pero a ti te da igual. Apareces y, como siempre, haces que me corra en un minuto. El orgasmo en tu presencia es una explosión de sentidos, colores, formas, música y sol.

No estaba triste,  pero donde acabó el climax empezó el llanto. Ello termina de vaciarme, de hacerme sentir limpia y relajada. Me permito sufrirte sin que nadie lo sepa, sin que tú lo sepas nunca. Ni siquiera lo sabía yo, ahora es mi secreto.

Sí, básicamente esto es un texto que dice que me he corrido pensando en alguien que no quería y que he terminado llorando.