viernes, 21 de julio de 2017

.

Te veo a través el tiempo
y no te puedo aguantar la mirada.

Vivo en un bucle que empieza y acaba en ti,
dime tú que ves desde el otro lado.

Si intento escucharme sólo hay silencio,
hasta que trato de seguir y me grito,
cuando me paro a oír, no distingo qué me digo.

Quiero romper conmigo
y para eso tengo que romper contigo.




lunes, 26 de junio de 2017

Semilla

Plantas la semilla y yo la riego, ojalá recogiésemos los frutos, pero no.

Me prometí no regar, desocuparme de lo externo a mí, pero no plantaste en mi exterior, sabías muy bien dónde lanzar el dardo.

Ahora soy yo la que espera, posiblemente no fuera ni una semilla, no debería esperar que nada crezca si no me ocupo yo de todo.

Miro por la ventana, olfateo mi entorno, siento mezclas químicas en mi cuerpo, pierdo el hambre y los nervios están preparados para estallar cuando sea.

Estoy ansiosa porque lo quiero todo y estoy triste porque en realidad no quiero nada.

jueves, 25 de mayo de 2017

No es suficiente

No es suficiente con descorcharme en un folio,
no es suficiente con una pastilla,
no es suficiente con sonreír al ver las cosas bellas.

Simplemente, no lo es.

No es suficiente con "tenerlo todo",
no es suficiente con que "haya gente que se preocupe".
Eso nunca es suficiente, si lo que tengo no me vale, no tengo nada.

No es suficiente con pedir ayuda,
no es suficiente con leer los síntomas,
no es suficiente con cerrar los ojos.

Cerrar los ojos no es descansar.
Cerrar los ojos no es dejar de ver.

Sólo me entiende un pájaro,
sólo me entiende un cuchillo,
sólo me entiende un libro,
sólo me entiende un cigarro.

No es suficiente con que el tiempo pase,
el tiempo pasa, pero yo no paso de largo.
No es suficiente con crecer,
mi ente crece, y así puede albergar más vacío.

Tampoco es suficiente con cambiarse a una misma,
el mundo después de eso sigue existiendo.

Lo único válido es aprender a escuchar,
aprender a digerir cualquier basura,
tragarte el vómito del resto.

Lo único válido es cuidar el corazón tierno,
pero sin algodones,
entre rocas,
con callos.

Lo único válido es agachar la cabeza por pena,
pero levantarla por honor.

El honor de cerrar los ojos y ver la guerra,
de no poder dejar de estar despierta,
de haber nacido para sufrir por lo obvio.

No es suficiente con vivir
sin sobrevivir.

Por mucho que digan.

martes, 23 de mayo de 2017

Pedazos de existencia

Descargo mi odio en pequeñas dosis de amor confuso.
Cada día más sola, no estoy ni yo y cuando estoy me hiere.

El arte se me ha ido de las manos, ahora sólo es humano.
Todo tiene defectos que no consigo tolerar, soy intolerante y mi corazón se siente como mi estómago vacío. Casi ni distingo mis órganos, todos funcionan a su manera caótica y diferente.

No consigo fingir, no puedo estar callada ante tanta irrealidad. ¿La mía o la vuestra?
Según los proverbios, la mía.
Según la intuición, la vuestra.

No veo ningún movimiento que se mueva.

No encuentro ningún momento que me pause.

Sí, estoy quieta, pero no pausada. Sé que no soy cobarde.

¿Tiene sentido algo de lo que escriba? Antes pensaba que sí, que las cosas bonitas acabarían eclipsando el resto.

Pero Gandhi salvó a un país, siendo un racista y un machista.
John Lennon compuso Imagine, siendo un maltratador.
Neruda escribió bellos poemas, pero en uno de ellos relata cómo viola a una india.

¿Qué se supone que he de pensar?

Lo único que me da todo esto es fuerza, y a la vez rabia de tenerla.
Sólo me hace creer más en la magia, y me molesta, porque creía que con lo sensorial la vida tendría que bastar.
Me hace ser más yo, aunque deberíamos serlo desde que nacemos.

¿Por qué voy encontrando pedacitos de mí por el camino?
Porque nos han roto desde antes de existir, nos han esparcido para que ocupemos nuestro tiempo encontrándonos y nos distraigamos de otras cosas, las verdaderamente importantes.

Pero me da igual, no voy a parar. Me voy a encontrar y luego voy a ir a por vosotros. Y el día de mi muerte será el más feliz de mi vida, porque estaré en la cumbre del potencial que estoy buscando.
Siempre más que ayer.
Siempre más que ayer.

lunes, 8 de mayo de 2017

Muerte en bucle

Dame algo más afilado que mis intenciones. Necesito hacerme daño para volver a ser yo.

Boca inmóvil, garganta seca, pitido de oídos que aísla al cerebro en la irrealidad más real que he visto, ojos abiertos de par en par, mirando todo lo que ya conocen y de repente es distinto.

Músculos tensos, un pie no para de moverse para que yo no sienta que estoy muriendo, aún así lo siento. El mareo me enfría las sienes y la nuca. No puedo prestar atención a la pantalla de mi smartphone, pero mucho menos a la pantalla de la realidad virtual que hay fuera de ella. Las paredes de mi cuarto son un holograma, aunque abra la ventana voy a sentir claustrofobia, estoy atrapada en una línea que sólo veo yo. Soy plana, soy 2d, soy un mecanismo en cortocircuito que sale de Matrix y escucha la electricidad de su cerebro, soy un personaje de Black Mirror.

Mis creadores deberían arreglarme, pero sólo soy un robot mal programado.

Me siento cerca la verdad y lejos de mi verdad. Siento que estoy muriendo o naciendo. Sudando todo el mal o rodeada de maldad.

Intento beber agua, todo lo que haga en este mundo ahora, me colapsa más. Un trago de agua se transforma en un estómago que rechaza la vida.

Llega el llanto, no sé si tristeza o enfado, sólo pido que esto pase. No sé hasta dónde puede aguantar este cuerpo débil. El malestar absoluto llega como olas que rompen, luego la resaca, cuando parece tranquilo, viene otra ola.

Esta vez es el ritmo el que falla, el corazón se me va de las manos, yo pensaba que lo de bombear con fuerza sólo era para quien no había perdido la esperanza. Se ve que el corazón también puede ser tu enemigo aunque ya esté roto.

Ha pasado una hora y media, sigo en un limbo entre la realidad y la realidad, entre la muerte y la muerte. Y sin embargo siento que nunca he estado tan viva y, créeme, no lo digo de forma positiva.

Vivo en la habitación en la que un día tuve que asumir mi muerte antes de ser rescatada, aunque ahora la casa no esté en llamas, nadie viene a rescatarme por la ventana. Ni por la puerta.
Parece que no quieran estar cerca cuando ocurra la tragedia.

Estoy más lejos de mí, que de mis circunstancias.

¿Con qué me puedo herir? Quizás así esto se pare.

Cuando parece que recupero el control, vuelve el mareo, vuelve el desmayo, vuelve el vómito, vuelve el infarto.
¿Cuántas veces me he muerto esta noche?


martes, 25 de abril de 2017

Idiomas

Y todo lo que antes era entendimiento, se transforma en conversación pobre y seca.

Creo que tú no te das cuenta. Y si lo haces, disimulas.

Sí, vida, te hablo a ti y a lo que me rodea.

¿Sabes? Un día no estaré.



Fumo como si quisiera que todo fuera sólo humo. En la nitidez no veo nada.
Sólo me interesan los sonidos graves y profundos.

La única solución es hacer una metáfora, pero nadie la entiende.

Qué tópico ser incomprendida para poder escribir.
Qué tópico que hoy llueva.

Lo que más me gusta de la lluvia es que se juntan mis dos elementos.
Que el mundo se ve de mis colores.

Lo que menos me gusta de la lluvia son las personas.


Me gusta tener motivos para estar triste, estarlo sin motivos es muy frustrante.

Todo es entre muy romántico y una mierda.

Lo que más me gusta en la vida es el entendimiento. 

lunes, 24 de abril de 2017

Estar presente

Cuando no puedo expresarme es cuando debo hacerlo.

Recuerdos de pasado, recuerdos de futuro, impiden el pensamiento horizontal. Impiden la vida horizontal, encontrar el hábitat de cada momento. A lo que todas deberíamos aspirar, a "estar presentes".

Pero nuestra propia contaminación persiste, nuestra absurda programación hace que nuestras reacciones nos hagan infelices, y como nadie nos ha explicado qué significa esto, ni siquiera tenemos acceso sencillo a una forma de entenderlo.

Estoy aturdida con tanta propaganda de "cumple tus sueños", hay quien no tiene sueños, hay quien no dispone de medios para cumplirlos y hay quien está tan triste, que lo único que sueña es con que el mundo en el que vive no exista, que todo sea un sueño macabro.

También estoy harta de la propaganda "para ser feliz...", para ser feliz ¿qué?
Más realista sería un mensaje para poder sobrellevar todo este dolor que implica la consciencia, y la única solución "para ser feliz" es ser un necio.

Así que me voy a animar a dar un mensaje propagandístico:

Para que tu vida no te supere, vas a tener que luchar mucho, deberás levantarte de la cama sin ganas de vivir, abrir la ventana y aprender a apreciar que el cielo está ahí, que hay brisas de aire que calman el alma, que hay rayos de Sol que abrazan y suplen algunas carencias afectivas.

Para que tu vida mejore considerablemente vas a tener que quitar el "piloto automático", tendrás que configurarte desde el principio, ser consciente de que algunos recuerdos te llevan a sentirte igual que en el momento pasado, el cuerpo lo mecaniza y acabas encontrándote igual ante estímulos parecidos.
Habrá que trabajar para cambiar esas reacciones.

Para adquirir toda esa fuerza interior, habrás de hacer ejercicios de fuerza interior, como la meditación (La meditación no sólo consiste en lo que nos imaginamos, si os interesa este tema puedo hablar sobre ello en otra entrada). También deberás practicar el amor propio aunque aún no lo sientas.

Quita el piloto automático, ese es mi mensaje, estate presente leyendo esto y sigue consciente todo el tiempo que puedas hasta que se te olvide. Cuando lo recuerdes de nuevo, vuelve a empezar.


Por último, todo el mundo parece feliz en las RRSS, parece que su vida es perfecta, que tienen todo lo que desearías. TREMENDO ERROR. Todas las personas son desgraciadas por algo y cuanto más quieren mostrar lo genial que es su vida, más habas se cuecen.


Espero que no seáis felices, si no que seáis reales.